miércoles, mayo 30, 2007

En la última edición de la revista alemana de Urbanismo Monu se ha publicado un artículo(que también está de portada) dedicado a una de las tantas cosas que han hecho en el curso de Urbanismo de la carrera de Arquitectura los chicos de la Pontificia Universidad Católica del Perú.

Estos chicos están convencidos de que las pequeñas cositas que uno haga son las que pueden originar los más grandes cambios y lo demostraron analizando un problema en nuestra capital, en el distrito del Agustino precisamente en una de las paredes de Puente Nuevo desde hace muchos años se ha tratado de que la gente no miccione, pero la municipalidad ya estaba cansada de poner carteles o hacer pintas advirtiéndoles, para que al final de todos modos orinen sobre eso.

Los alumnos Gonzalo Del Castillo, Eduardo Rodrigo, Silvia Zamora y sus tutores Manuel de Rivero, Benito Juarez, Arturo Tovar quisieron hacer frente al problema con el "mínimo esfuerzo" ya que de eso se trata. Fueron al lugar a hacer un poco de sistémica: analizar las causalidades, los efectos, la dinámica... y mientras uno de los chicos le compraba un caramelito a una señora del lugar, se percató que en la cajita donde guarda el dinero tenía una estampita de Sarita Colonia recordándole del gran fervor religioso que le tienen a ella y al mismo Jesús. Inmediatamente hablaron con la municipalidad, y los trabajadores municipales procedieron a limpiar la pared donde iban a probar su idea, ellos pegaron un papel con la imagen de Jesús y Sarita Colonia que decía: "No lo hagas te estoy mirando" justo a la altura donde la gente suele orinar.

La gente reaccionó de una forma más que favorable, nadie se atrevió a orinar sobre el cartel permaneciendo toda esa parte de la pared limpia por más de dos semanas(luego vinieron las elecciones y ya sabemos como terminan las paredes sucias pero con publicidad electoral) e incluso durante ese tiempo los vendedores con sus carretillas se pusieron junto a esa pared porque decían que se sentían más protegidos, y los más tercos que insistían en miccionar en la calle se iban mucho más alla para hacerlo.

El artículo completo aquí.


Quiero felicitar a todos los chicos y tutores de este curso así como a todas las personas que se dedican al urbanismo porque ésta es sólo una de las tantas cosas que están haciendo en Lima y que mucha gente ni siquiera lo nota pero que de alguna u otra manera tiene influencia en ellos, conozco de cerca su trabajo porque he ido a esa clase y porque uno de sus asesores Arturo Tovar es uno de mis mejores amigos. Las cosas más pequeñas logran al final grandes cosas y se demostró esta vez con tan solo un papel y un poco de pintura.

2 comentarios:

kpdpq dijo...

Tienes razon, acciones como esta pasan inadvertidos, los programas televisivos deberian divulgar trabajos como este, Karina. Te comento algo a proposito de las consecuencias de las campañas electorales, aqui en tenerife, los partidos politicos pegan su propaganda sobre planchas de madera, las mismas que son luego colgadas en las paredes. Al termino de las elecciones, estos paneles son retirados, asi las paredes en las calles se mantienen limpias. Será cultura?

Anónimo dijo...

Otra arista del problema es que no hay baños públicos. Para mucha gente pobre o ambulante ess muy difícil encontrar sitios donde les presten el baño. Hacer baños públicos incluso pagados con un precio minimo para garantizar su limpieza seria la forma de solucionar el problema de raiz.