domingo, marzo 07, 2010

Érase una vez en un bus...

¡Es verano! ¡Es fin de semana! No se puede desaprovechar la oportunidad para ir a la playa con los amigos, salir a bailar, comer y distraerse ya que luego viene el lunes malo en el que debemos despertarnos temprano e ir a trabajar. Solo que este fin de semana mis amigos decidieron regresar a Lima luego de la disco, pero yo me quedé porque quería un día de playa más y me podía regresar a Lima en un bus.

Ya era domingo y cuando llegó el momento de partir tomé el bus de la empresa Soyuz en el que nunca sabes cuánto costará el pasaje pero por lo menos llegas más rápido que con los buses de otras empresas. Me subí y me senté junto a la ventana, el cobrador me dijo que el pasaje a Lima estaba 10 soles (los días de semana cuesta 7 soles y los fines de semana hasta 20 soles), le pagué y me puse a ver el paisaje a través de la ventana.

No habían pasado ni 15 minutos cuando en la playa La Ensenada subieron 2 chicos como de 14 años y un niño como de 4 años que al parecer habían estado vendiendo unas alfombritas de paja en la playa, se sentaron cerca a mi asiento y cuando el cobrador se les acercó escuché como éste les reclamaba porque faltaban 4 soles para completar los pasajes, ellos le decían que no tenían más dinero porque no habían vendido nada y que siempre pagaban así (los chicos miraban alrededor y pude ver vergüenza y preocupación en sus ojos); entonces el cobrador solo atinó a decirles que el pasaje había subido y luego se fue a la cabina del chofer.

Yo pensé que el cobrador lo había dejado pasar pero de pronto me di cuenta de que los chicos se habían bajado del bus ¡en plena carretera! No había ningún paradero cerca... no tienen idea la indignación que sentí, indignación porque esos 4 soles bien se los pudieron pasar por alto porque no era el precio real del pasaje, no les afectaba la gasolina ni nada y además porque he visto que lo han hecho antes... indignación porque ni al chofer ni al cobrador les importó que sean solo unos chiquillos que se estaban quedando solos en medio de la carretera, los podrían asaltar y ¿saben qué les robarían? El pasaje de regreso!... indignación porque a pesar de que todo el bus se dio cuenta del problema de los niños a nadie le importó!

Y además me sentí un poco culpable porque no estuve más atenta y hubiera podido hacer algo, en el peor de los casos hubiera dado los 4 soles... pero este post no se trata de 4 soles, se trata de como una situación que para muchos es "convencional" puede esquematizar una triste realidad. El problema es que yo no estoy de acuerdo con esta realidad, y creo que ustedes tampoco lo están... ¿Qué hacemos?

10 comentarios:

Droper dijo...

Dura realidad.

Btw, el maleño es más barato, y lento claro.

Anónimo dijo...

feliz dia !
Día Internacional de la Mujer (8 de marzo)

Zade dijo...

El mundo se cambia a través de una persona... no es culpa de terceros, solo de propios... los que miramos desde un palco privilegiado "hacemos" pero siempre será insuficiente... las campañas de salud, el dadivoso espiritu navideño, etc... la realidad se cambia uno a uno... no te hagas palta! no eres la unica en este universo chicha y que intentamos cambiarlo, somos varios, besos y buena onda!

Pet dijo...

Umm ps yo creo q TODOS debemos hacer algo al respecto. Como tu bien dices, no se trata del dinero sino de la actitud, muchas veces las situaciones injustas se nos hacen tan convencionales q las dejamos pasar pero tenemos q cambiar esa manera d ver la vida y cambiar nuestras acciones, yo creo q tu ya estas haciendo tu parte al subir tu experiencia y compartirla con todos los qt lean en el blog, a lo mejor en ese momento te faltó hacer algo o decirles algo pero ps ya pasó, lo importante es q estas cooperando con ru granito d arena al publicarlo y tratas dq se haga una conciencia social y eso ya es una buena accion, yo creo q si cada uno d nosotros hacemos lo mismo podemos cambiar las cosas, nos han legado un mundo lleno d malos hábitos pero es nuestra oportunidad de revertirlo, nosotros con nuestras acciones y plantando una buena actitud en las generaciones q vienen atrás podemos hacer del mundo un lugar mejor para vivir, suena utópico pero yo creo q no es imposible, gracias x platicarnos tu experiencia Kari =^_^=

James Valencia dijo...

El tema es desconcertante, es verdad. En mi opinión todo se arreglaría si:

- Antes de subir al bus o via de transporte uno le pregunte al cobrador cuánto cuesta el pasaje.
Así no tendría incoveniente en pleno viaje, el lado malo es que a veces no tienen tiempo de escucharte o hay tanta gente que quiere subir contigo que ni caso te hacen cuando les preguntas.

- Tarifa regulada obligatoria. Algo así como una relación de precios que no se alteren y se haga público (que pueda consultarse en cualquier momento en internet por ejemplo). Lo malo es que el tarifario existe en el bus pegado a una ventana y nadie le hace caso u_U y si lo publican en internet a veces o no se puede consultar (los que como yo no poseen el servicio y tienen que ir a cabina >.<)o quizás lo alteren por medio de "hackers".

- Ir al Metropolitano, esto aparenta sre una solución tecnológica. Yo tengo familia en otro país que cuenta con este servicio y uno posee una especie de tarjeta (tipo las tarjetas prepago para el celular =P) de manera que a uno le descuentan el monto del pasaje via electrónica. Lo malo es que no sé si en nuestro país exista esta tecnología. =S

tu.guerrero.99 dijo...

si tienes mucha razon karina esa es la trsite realidad peruana

tu.guerrero.99 dijo...

esa es la realidad del perú lamentablemente ......oe amiga tu correo es
karinatlv1@hotmail.com

Anónimo dijo...

es tu correo chica de la uni

bixen dijo...

¿Que qué hacemos?
¡Di sí, y cásate conmigo!
Yo me encargo de todo... Kari... ño.

AzulExtasis dijo...

:s a mi me a pasado que me bajan del autobús ¬¬ es horrible por que ni por mas no tienes de donde sacar mas... nada mas que a mi no me dejaron a media carretera, pero si muí lejos de mi casa.