domingo, setiembre 12, 2010

Karivit, Casos de la vida Real VII

En un caluroso día de Agosto en Vancouver, estaba caminando en el Downtown y decidí tomar algo en Starbucks así que ordené mi bebida y me senté en las mesas de afuera. Tenía puesto un polo, unos jeans, medias y unas botitas (porque muy temprano en la mañana hacía mucho frío pero el clima allá es peor que chico inmaduro... nunca se decide!). Luego de unos minutos veo que se me acerca un señor de unos 30 años, cabellos rubios, ojos azules, muy bien vestido y con cara de bonachón, y me dice:

Señor: Hola! Disculpa, necesito que me ayudes!!!
Karina: ¿Ayudarlo? ¿Cómo?
Señor: Verás, este fin de semana es mi despedida de soltero y bueno, te vi y...
Karina: Un momentito señor! Está bien que tenga un cuerpazo pero créameeee! No soy stripper ni pienso serlo U_U
Señor: ¿? No no no! Lo que sucede es que mis amigos me han dado una lista de cosas que debo conseguir para mi despedida y una de ellas es la media de un extraño... me regalas una de tus medias?
Karina: ¿QUÉEEEEEEEEEEEEEEE?
Señor: Por favor! Solo unaaaa! Todos los demás en la calle no están usando medias porque están con sandalias así que eres mi salvación!
Karina: Pero pero pero... no sé que decirle...
Señor: Yo te compro otro par de medias, te doy dinero, lo que quieras! Es la única cosa que me falta de la lista!
Karina: Wow! Si es tan importante entonces espéreme un momento que voy al baño y me saco la media :S
Señor: Ok! Yo te espero!
Karina: *Desearía no haberme puesto JUSTO HOY mis medias de la Chimoltrufia :S ¡Qué va a pensar el señor de mis gustos! ¡Qué roche! =S*


Un par de minutos después

Karina: Aquí está mi media =S
Señor: Muchas gracias! Eres lo máximo! ¿Vamos a comprarte otro par de medias?
Karina: No se preocupe señor, en mi casa tengo un montón
Señor: Entonces déjame tomarme una fotito contigo para que mis amigos me crean
Karina: Ok!


Tenían que ver la sonrisa del hombre por haber completado su lista de cosas gracias a mi media de la Chimoltrufia. Así es como muchas veces hacer feliz a alguien es más fácil de lo que imaginamos, sólo nos puede costar una media...